La inteligencia cultural es una herramienta esencial en el camino para alcanzar la competencia cultural. Al igual que la sociedad actual, la escuela está cada vez más globalizada; tiene menos fronteras y barreras.  La adquisición y el desarrollo de habilidades propias de la inteligencia cultural puede ayudarte en tu labor docente. Para convertirte más si cabe en un/a profesor/a con una mente global, te explicamos las claves de este tipo de inteligencia.

 

Cómo desarrollar la inteligencia cultural en la escuela

El proceso para el correcto desarrollo de la inteligencia cultural se basa en 4 elementos o pasos fundamentales: Dinamismo, conocimiento, estrategia y acción.

Para realizar una buena transición hacia esta conciencia, es esencial analizar previamente la cultura de tu propio país. Plantéate cuáles son los ritos y costumbres populares más comunes; el funcionamiento de las principales instituciones sociales; las causas por las cuales se crearon esas instituciones sociales (atención familiar; prevención frente al maltrato, etc).
Una vez te has planteado estas y otras cuestiones, pregúntate cuáles son los valores que esas creencias revelan. Por ejemplo, las actitudes sociales hacia la obediencia de los jóvenes, pueden suponer que la jerarquía y la autoridad son muy importantes en nuestra cultura. Una vez te has planteado esas cuestiones, puedes tratar de hallar el conocimiento en común entre tu cultura de origen y aquella que quieres conocer; y así comenzar a adquirir la inteligencia cultural.

Creemos que la I.C. es fundamental para los profesionales que trabajan con jóvenes con necesidades específicas de apoyo educativo en los centros educativos de España. Supongamos un caso en el que un/a profesor/a de pedagogía terapéutica decide estudiar las necesidades educativas que puede presentar un alumno de origen asiático debido a sus dificultades con la comprensión lectora. Y para ello, decide utilizar la Batería de evaluación de procesos lectores PROLEC-R para identificar dificultades en los procesos que intervienen en la comprensión lectora: Identificación de letras; reconocimiento de palabras; reconocimietno de procesos sintácticos y procesos semánticos; etc.

La importancia de la inteligencia cultural en la escuela

Nosotros hemos presenciado esta situación en la cual el especialista sometía al alumno a las cuestiones y ejercicios del test. Pudimos ver al alumno en primera persona cómo leía correctamente los textos y las órdenes, pero no procedía a realizar las acciones que ordenaba el ejercicio. Estas órdenes eran tales como: Con tu mano derecha da 3 golpes en la mesa; u otra como abre y cierra el puño de tu mano derecha 3 veces; o incluso la orden de dibujar una gato con una chistera. Os podéis imaginar el resultado que obtuvo ese alumno en el test cuando no respondía ante las órdenes que leía.

Pero nosotros nos preguntamos lo siguiente: ¿El especialista se ha planteado previamente que el vocabulario que utiliza el test puede quedar obsoleto para un jóven que además proviene de una cultura de habla no hispana, por lo que probablemente no conozca muchas de las palabras? ¿Y si en la cultura asiática fuera de mala educación dar golpes sobre la mesa, más aún en presencia de tres adultos pendientes de todos tus actos, uno de los cuales va apuntando “cosas” en un cuaderno? El resultado que obtenga el alumno en el test puede variar mucho si previamente abrimos nuestra mente y desarrollamos nuestra inteligencia cultural. Y es que precisamente estamos influyendo en el desarrollo escolar de jóvenes, que pueden tener más o menos dificultades, pero cuyas carreras profesionales pueden quedar marcads por las acciones de los profesionales de la educación; es decir, por nosotros.

¿Cómo empiezo a aumentar mi inteligencia cultural?

Es probable que comiences en esta tarea de desarrollo de la competencia cultural estableciendo clichés y estereotipos propios de los diferentes países y culturas. La inteligencia cultural no consiste en esto precisamente. Reflexiona sobre tu cultura y recoge información sobre la nueva cultura que deseas conocer, y así poder comprender mejor de donde viene ese alumnado.

Para aumentar tu conocimiento sobre otras culturas, puedes investigar en Internet o compra libros. Así podrás conocer la historia, geografía y política del país, además de concoer situaciones sociales frecuentes a las que tienen que hacer frente dichos jóvenes y sus familias en sus países de origen.
Las barreras entre países y culturas son cada vez menores. Los avances en la comunicación, el incremento de la tecnología web y la expansión global han acercado más aún al mundo.

Desde profeNEE te animamos a desarrollar su Inteligencia Cultural y a compartir tu experiencia con tu alumnado en nuestro foro dedicado.